Historia

Paulas
Villena
105aynarmergelinadolores41
Colegio Nuestra Señora de los Dolores (Villena)

Nuestra Historia

Doña Dolores Aynat hizo la fundación del colegio cuyo objetivo principal era la enseñanza gratuita de las niñas pobres de Villena.

El día 11 de Diciembre de 1.945 llegaron de Madrid las cinco primeras Hijas de la Caridad a la nueva fundación, el 30 de Diciembre tuvo lugar la bendición de la Capilla y el 1 de Enero de 1.946 se inauguró el colegio con el nombre de “Colegio Nuestra Señora de los Dolores”.

En todo momento se luchó por la educación y promoción de las alumnas, aplicando los métodos de enseñanza y progreso de los tiempos. Se estableció la Asociación de Damas de la Caridad (Voluntarias de San Vicente de Paúl) y también las asociaciones de hijas de María (hoy Juventudes Marianas Vicencianas) y Luisa de Marillac, donde acudían las jóvenes para su formación religiosa y obras de apostolado. Su línea de trabajo estaba basada en las virtudes de humildad, sencillez y caridad.

Ante el número creciente de alumnado la comunidad ha hecho un edificio contiguo al de la fundación, quedando los dos edificios al servicio de la enseñanza.

  • E.G.B.:14 unidades, 548 niñas

A nivel de pastoral se trabaja:

  • Catequesis de niños
  • Juventud
  • Matrimonios
  • Cáritas

En 1.978, siendo directora Sor Teresa Górriz, el colegio se acoge a la Ley de Transformación de Centros y Ley de Subvenciones estatales, adquiriendo el compromiso de la adquisición y anexión de terrenos que forman la zona deportiva del colegio.

Posteriormente se autoriza la ampliación del centro en 6 unidades, quedando constituido por un total de 14 unidades y capacidad para 560 puestos escolares.

En 1.980 la Superiora de la Comunidad es Sor Concepción Hernández y la directora del colegio Sor Elisa Seco. La Ley de subvenciones facilita la escolarización de la totalidad de la población infantil (de 6 a 14 años).

Además de en el colegio las Hermanas trabajan en la Pastoral de las parroquias de Santiago, Santa María y san Francisco:

Aunque el patrimonio de la Fundación es mínimo, la Comunidad, fiel al fin de la Fundación, tiene un número gratuito de niñas que depende de las necesidades.